jueves, 30 de diciembre de 2010

Año sesamoideo o de como fue el 2010.

Plaza del Mercado Chico (Ávila)

Quedan pocas horas para enterrar otro año que no volverá jamás. Es buen momento entonces para sentarme ante el teclado del ordenador y hacer balance en lo que respecta a todo aquello que ha rodeado a mi actividad correril. Las otras realidades fuera de este ámbito las dejaremos a un lado porque el mundo está demasiado convulso y no es el objeto de este blog ese tipo de análisis sesudo.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

I. Año Sesamoideo

Se denomina Año Sesamoideo (en gallego, Ano Xesamoideo) a aquel en que el que se cumple que la Nochevieja cae el 31 de diciembre, justo el mismo día de la semana que la Nochebuena, y adicionalmente una sesamoiditis te toca la moral durante gran parte mismo.

Uno lleva ya una cuantas lesiones y dolencias, pero de esta no había oído hablar hasta hace unos meses. Fue a principios de febrero cuando comencé a notar un dolor en la planta del pie, más o menos debajo del primer metatarsiano. Tras seguir con los entrenamientos y participar en los medios maratones de Fuencarral - El Pardo y Latina, después de Villalba no tuve más narices que parar porque el dolor, lejos de disminuir, iba cada vez a más. Estuve dos meses y medio sin participar en ninguna carrera, pero la puñetera sesamoiditis fue más allá y siguió dando guerra durante mucho tiempo. Ha sido mi compañera de fatigas practicamente todo el año, aunque en esta última parte (noviembre y diciembre) parece que, salvo algún día puntual, he decidido dejar mi pie en paz.

Vista en perspectiva, la sesamoiditis ha resultado tener tres efectos colaterales, no sé todavía si buenos o malos. En primer lugar descubrí la bicicleta elíptica como sustituto/complemento del correr. Machacarme durante sesiones de sesenta minutos subido en la diabólica maquinita, me permitió en un principio quitarme el mono por no poder correr y posteriormente combinar y hacer más variados mis entrenamientos.

El segundo efecto fue convertirme en un plantillero. La dolencia solo comenzó a remitir después de acudir a un podólogo deportivo que me confeccionó unas plantillas personalizadas. Tardaron un poco en hacer efecto pero ahora, meses después, pienso que han dado un buen resultado y han cumplido su cometido.

La tercera consecuencia ha sido quizá la más indirecta. Al tener que rebajar en gran parte la actividad deportiva durante unos meses, me comprometí conmigo mismo a controlar un poco la alimentación. El resultado no fue solo que no cogí peso, sino que comencé a perderlo. La cosa fue a más cuando pude volver a correr y cuando con la llegada del buen tiempo me compré una bicicleta y empecé a darle a los pedales. La mayor actividad deportiva y el continuar con un cierto control alimenticio hizo que si empecé el año rondando los 86 kg, a mediados de junio hubiera bajado hasta 79,6 kg ¡No recordaba haber pesado menos de 80kg nunca! (ya con catorce años estaba bastante por encima de ese peso). En los últimos meses parece que me he estabilizado alrededor de los 82 kg.

Espero que pronto esta lesión de nombre curioso se convierta en un mal recuerdo y que el 2011 no vuelva a convertirse en un nuevo Año Sesamoideo.

La Clerecía (Salamanca)
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

II. El 2010 que se va

El 2010 no ha sido más que un reflejo y una continuación de lo que desde hace unos años podría considerarse como mi filosofía runnera. Para los que no visiten habitualmente este chiringo, la intentare resumir en cinco mandamientos: 1) Correré para disfrutar no para "de sufrir y de sufrir", 2) participaré en todas aquellas carreras que me de la real gana, sin obligaciones, 3) intentaré compaginar competiciones con visitas turísticas, culturales y/o escapadas familiares, 4) por regla general huiré de las carreras muy publicitadas y masificadas y 4) no pensaré en las marcas. Solo las aceptare si vienen sin buscarlas.

Me queda la sensación de ser un poco como esos actores normalmente ya mayores que están de vuelta, que tienen su vida solucionada y que eligen interpretar solo aquellas películas que de verdad les apetecen. Si repaso la lista de carreras de este año que nos deja no hay ninguna de esas superproducciones que parecen de obligado cumplimiento para un corredor popular residente en Madrid: ni San Silvestre Vallecana, ni Canillejas, ni Carrera de las Empresas, ni CSIC, ni Medio Maratón de Madrid ni siquiera el MAPOMA, esta última a mi pesar. Si abundan por el contrario las carreras de autor, las producciones independientes muchas veces desconocidas para el gran público, con una participación moderada o muy reducida, celebradas en lugares muy dispares y en la mayoría de los casos poco concurridos.

He de confesar que en la lista echo en falta algún maratón de aquellos de elevado número de corredores y celebrados en una gran ciudad, así como alguna prueba de media montaña, pero en líneas generales estoy contento y satisfecho.

Dos maratones curiosos han caído este año. El primero en agosto, el de Río Boedo, con menos de cuarenta participantes, rural, con Gabriel (& Family) como alma mater y con un ambiente de compañerismo imposible de encontrar en otras carreras. Una rareza a cuidar y conservar. El segundo me llevó a la noche bilbaína de un sábado a finales de octubre. El maratón nocturno de Bilbao o Bilbao-Bizkaia Night Marathon en su nomenclatura comercial, fue un largo paseo alrededor de la remozada ría, con los edificios más emblemáticos y representativos cuidadosamente iluminados. Mejorándose ciertos aspectos puede seguir creciendo (dos ediciones hasta el momento) y convertirse en una carrera de referencia entre las de la distancia.

El medio maratón fue la distancia estrella, corroborando una vez más que soy un corredor a medias. Dieciséis pruebas durante el 2010, de las que cuatro eran inéditas en mi curriculum, me han permitido alcanzar las ochenta participaciones en los 21.097 metros. Dos de las novedades fueron en tierras salmantinas. En mayo el de Ciudad Rodrigo, que unía las plazas mayores de Sancti Spíritus y de la propia ciudad mirobriguense. Carretera y manta con final en el bello casco histórico de la ciudad ubicada a orillas del río Agueda. En septiembre le tocó el turno al de Babilafuente, con inicio en la localidad mencionada y final en la propia Salamanca. Un trazado por asfalto paralelo a la vía del tren y rodeado de campos de cultivo. Ciudad Rodrigo y Babilafuente, dos carreras para disfrutar del atletismo popular, del turismo y de la contundente gastronomía salmantina.

El tercer debut fue San Lorenzo de El Escorial, con el que completé la colección de medios maratones que se celebran en la Comunidad de Madrid. Posiblemente el más duro de los que tiene lugar por asfalto y también el más bello. Nunca olvidaré la subida y, sobre todo, la bajada del Monte Abantos.

La última medio novedad fue la de Valtiendas. Ya había corrido el maratón el año anterior pero, dado que no estaba por aquellas fechas preparado para completarlo de nuevo, me conformé con estrenar su medio maratón y quitarme el mono. Aunque sin el encanto del completo, el medio es también muy recomendable.

Los doce restantes fueron aquellos madrileños que o se han convertido en cuasifijos de mi calendario (Getafe, Fuencarral El Pardo, Latina, Collado Villalba, Villaverde o Moratalaz ) o son nuevos en periodo de consolidación (Leganés), los cercanos de Guadalajara (Azuqueca, Jadraque y Guadalajara), los redescubrimientos (Talavera) y alguna escapada veraniega ( El Burgo de Osma).


Por debajo del medio maratón, mis apariciones han sido muy contadas. En Madrid los diez miles se han convertido salvo excepciones en carreras masificadas, dominadas por las grandes marcas y con un coste de inscripción desde mi punto de vista no acorde con lo que ofrecen. Aún así he descubierto algunas carreras que merecen la pena como el Trofeo Edward, la Carrera Popular de La Elipa o la Pedestre de Tres Cantos, y he vuelto a disfrutar de la Vuelta al Monte de Valdilecha y, sobre todo, del Trofeo de San Lorenzo.


L'Hemisferic (Valencia)

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

III. El 2011 que viene

Para el año que viene el objetivo es el mismo que en los últimos ejercicios: simplemente seguir corriendo. Firmo poder repetir el número de carreras y kilómetros realizados en 2010, segundo mejor año en cifras de mi historial después del 2009.

Hay algunas pruebas que este año no he podido correr pero que las tengo guardadas para intentarlo en los próximos doce meses. Fundamentalmente espero seguir aumentando la cifra de medios maratones y, si se diera rematadamente bien, poder alcanzar la centena de participaciones en esta distancia. También me gustaría poder completar al menos tres maratones. Esto son todo intenciones, no objetivos, por lo que si no se cumpliesen no pasará absolutamente nada.

También espero que sean trescientos sesenta y cinco días en los que potenciar los dos proyectos que a los que entréis por aquí de vez en cuando ya os sonaran. Son “Un país en mi mochila” y “Un euro cada cinco kilómetros”. En mi pequeño homenaje al desaparecido Labordeta, de las veintitrés carreras en las que he participado este año, diez han sido fuera de los madriles. La intención es que este porcentaje se mantenga o incluso aumente, más ahora que el pequeño Arganzboy va creciendo y es más fácil viajar con él. Me gustaría decir dentro de doce meses que he podido correr en varias de las provincias españolas de las muchas que todavía me faltan.

El éxito de “Un euro cada cinco kilómetros” será directamente proporcional a como resulte ser el año en lo personal. Cuanto más pueda correr mayor será la cantidad aportada a fines solidarios. Con que sirva para ayudar mínimamente a alguien, el objetivo se habrá cumplido.

Intentaré también seguir con el blog, estrujándome el coco para dar enfoques un tanto originales a las crónicas, buscando nuevas ideas que lo hagan más atractivo, creando otros proyectos o secciones, aprendiendo y enriqueciéndolo con vuestros comentarios.

Para acabar, decir que tengo la sensación que el año que esta a punto de nacer va a ser muy duro. No sé si en lo del correr pero si en muchas otras facetas de la vida. Posiblemente esta visión derive de mi naturaleza pesimista (u optimista bien informado), pero en cualquier caso habrá que apretarse los machos y mirar al frente. Ojala me equivoque. De cualquier forma el 2010 no ha podido con nosotros y el 2011 tampoco lo hará.

Mucho ánimo. Que tengáis un feliz y próspero año.

La ría (Bilbao)

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

martes, 21 de diciembre de 2010

Solidaridad navideña

Publicado y extraído de www.elpais.com

Mañana toca el turno de la puñetera lotería de Navidad. Ya hablé de ella en este mismo blog hace ahora dos años (ver aquí), y releyendo aquella entrada ahora sigo manteniendo todo lo que en aquel entonces afirmé. Ahora parece ser que entre las medidas anunciadas por el gobierno recientemente está la privatización de hasta un 30% de Loterías del Estado. Total, que a lo mejor el año que próximo tengo que revisar mi concepto de tan “entrañable” costumbre, aunque me temo que de hacerlo será a peor.

Así las cosas, hoy se me ocurrido que podría hacer referencia a otro tema reiterativo de estas fechas: la solidaridad navideña. Y traigo a colación el tema por una mera y triple coincidencia. Ayer, antes de dormirme, leí unas páginas del libro “Articuentos” de Juan José Millás. En el relato titulado “El cerdo”, Millás dice (o mejor dicho escribe) La realidad global está llena de contradicciones. Comprar unos vaqueros, por ejemplo, constituye un acto de explotación a distancia, pues lo más probable es que hayan sido confeccionados en un sótano roto por una anciana que trabaja quince horas diarias a cambio de dos duros. Sin embargo, jamás hubo tantas organizaciones a través de las cuales apadrinar (por dos duros también) a un niño africano que llevará gafas gracias a ti, aunque nunca te vea. Lo difícil es dar con la proporción entre los pantalones que puedes comprar y los niños que debes apadrinar para mantener el equilibrio ecológico del alma".

Curiosamente hoy me he desayunado con una nueva viñeta de El Roto que tenía como tema la solidaridad navideña. En su obra diaria publicada en El País, vuelve a dar plenamente en el clavo. Con una imagen y unas pocas palabras describe genialmente la más cruda realidad y evoca esa gran cantidad de acciones de caridad o solidaridad que se llevan a cabo en esta época del año. En solo una horas Millás y El Roto apelando a mi conciencia. ¿Será una señal?

La tercera pata de esta triple coincidencia es el inicio apenas hace unas fechas y en este mismo blog del proyecto solidario "Un euro cada cinco kilómetros". A colación de este cúmulo de circunstancias me vienen a la cabeza las siguientes cuestiones ¿No me habré dejado llevar inconscientemente por el impulso casi irrefrenable de solidaridad navideña? ¿No será esta idea una simple forma para mantener el equilibrio ecológico de mi alma (si la tuviere)? Voy aun más lejos, ¿Son malos en general los apretones de solidaridad navideña? Le he dado algunas vueltas al tema y la verdad es que no llego a una conclusión definida. Me inclino a pensar que no. Quizá no sea la mejor o más sincera forma de ayudar a los más necesitados pero ¿no es este uno de esos raros casos en el que el fin justifica los medios?

Por si acaso retrasaré mis donaciones hasta que pase la Navidad.

Saludos

Edito un día después. Se me había olvidado comentar que he donado 40 euros al Estado en forma de dos décimos de lotería de Navidad no premiados.
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

lunes, 20 de diciembre de 2010

Pata de palo


El domingo pasado dieron comienzo unas molestias en la parte alta de mi gemelo derecho durante la disputa (¿o sería una riña?) del Medio Maratón de Guadalajara. Al acabar y enfriarse, aquello dolía de lo lindo, pero con el descanso del lunes pareció mejorar. El resto de la semana pude entrenar con casi total normalidad aunque con algún pequeño dolorcillo.

En la tirada larga, matutina y dominguera por El Retiro de ayer, alrededor de los tres cuartos de hora de carrera, el dolor volvió a aparecer. Como buen cenutrio aguanté media hora más, pero finalmente opté por irme camino de casa. Durante la tarde los sintomas persistieron y agudizaronse.

Hoy me he levantado con un dolor de buena calidad que ya no solo abarca la parte alta del gemelo sino que se extiende por la corva (o parte posterior de la rodilla) e incluso por el principio del muslamen. Todo el día llevo con la pierna tiesa, como el pirata cojo de pata de palo, con parche en el ojo, con cara de malo, el viejo truhán capitán de un barco que tuviera por bandera un par de tibias y una calavera. O algo así. ¿No Sabina?

Lunes de descanso obligado. Como mañana no mejore me compro un loro y me lo pongo al hombro.

Saludos

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*



viernes, 17 de diciembre de 2010

Operación galgolajara

Foto de Maribel, extraída de aquí

Llevo unos días intentando escribir algo un tanto original con que relatar mis impresiones acerca del XI Medio Maratón de Guadalajara, pero como no hay forma de que me salga la vena literaria, voy a contarlo sin adornos y rapidito. Venga, al tajo.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*


1. ¿Se referían a la Navidad?

En la previa se respiraba ese ambiente prenavideño que siempre acompaña a esta carrera. De hecho, cuando uno pasaba cerca de algún grupillo de corredores escuchaba palabras que remitían a tan entrañables fechas: portal, Belén, virgen, burra, regalos, estrella, camello, Pascua, Dios, Reyes… Sin embargo, si se pegaba un poco más la oreja, el avezado "escuchante" podía poner estas palabras en su verdadero contexto:

- Creo que los picoletos la estaban esperando en el portal y cuando entraron en su casa…¡se armó el belén!
- ¡La virgen, que burra! Estando embarazada y sin competir ¿Por qué guardaba esos “regalos” en su casa? ¡Una estrella del atletismo como ella!
- Dice su entrenador de toda la vida que ya la avisó acerca de lo que se rumoreaba sobre el conocido como el camello de la Blume y Manuel Pascua cuando decidió abandonarlo. Al parecer to' dios lo sabía.
- ¿Pascua? ¿Ese no lleva también a Reyes Estevez?
- A Reyes y a otros cuantos

Y es que la Operación Galgo fue el tema estrella de todos lo corrillos. Nadie, o casi nadie se explicaba como Marta Domínguez puede estar implicada en este lío, o como esta parece ser una larga historia con más de dos décadas de antigüedad que muchos dicen conocer y contra la que no se ha hecho nada. Eso si, todos parecían coincidir en que hará mucho daño al atletismo y al deporte español.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-* 

2. Cambios que no fueron tanto
 
Dejando este tema a un lado y centrándonos en lo que fue la carrera, indicar que en líneas generales siguió la senda marcada en años anteriores, aunque hubo ciertos cambios.

La primera variación involuntaria pero agradable, fue el tiempo. De las cuatro veces en que he participado en esta prueba, la del domingo fue con diferencia en la que más nos han acompañado las condiciones meteorológicas. Aunque hacia fresco, nada comparable con las temperaturas bajo cero que hemos tenido que soportar otras veces ni con ese viento cortante y gélido que acostumbra a soplar por las calles guadalajarenses.

El segundo cambio consistió en una modificación del circuito que realmente no afectó a la esencia del mismo. En la parte que transcurría por la zona de nueva construcción de la ciudad, se sustituyeron las amplias avenidas con largas pendientes de ediciones anteriores por otras amplias avenidas muy similares con largas pendientes casi idénticas. En resumen, que la alta exigencia del perfil que caracteriza la carrera no se vio en absoluto suavizada. Las principales y conocidas cuestas siguieron donde y como siempre.

Foto de Manu, extraída de aquí

La organización optó por adaptarse a los tiempos difíciles que vivimos, pero siempre manteniendo el cuidado y la atención al corredor popular. Quien conozca esta carrera sabe que la sensación que uno saca cada vez que participa es que está puesta en pie con unos medios reducidos pero con un gran trabajo e ilusión. En esta edición creo que, con el fin de que el trato al corredor no se resintiera, se prescindió de la entrega de premios económicos para los primeros clasificados. Desde mi punto de vista fue una decisión muy acertada pues acentuó su carácter popular a la vez que permitió mantener la buenísima atención al participante: avituallamientos, bolsa del corredor completa (refresco, dos camisetas, bollo y un par de “Huesitos”) e incluso se incorporó el chip como sistema de medición de tiempos. La única innovación que salió “rana” fue la del dorsal adhesivo que resultó no cumplir bien su función en el tejido técnico de las equipaciones, no siendo pocos los participantes que acabaron perdiéndolos a lo largo de la prueba.

El último cambio que aprecié fue la relativamente mayor animación en las calles. No es que fuera una fiesta, pero comparado con otros años el número de espectadores fue mayor. A los irreductibles familiares y amigos (¡que remedio les queda!) se les unieron algunos transeúntes "matutinodominacales". La explicación creo que hay que buscarla en las “favorables” temperaturas que invitaron más que en otras ocasiones a seguir la prueba a pie de calle.

En resumen, una carrera de las que se ha hecho un hueco en mi calendario. Dura en cuanto a perfil y temperaturas pero muy agradable en cuanto a trato y ambientillo popular, con un número de participantes adecuado y con una organización y unos voluntarios volcados en satisfacer a los corredores, el Medio Maratón de Guadalajara es de los que merece la pena.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

3. Son ya ochenta los que llevo en mi osamenta

Llegaba a la cita con la buena forma (para lo que soy yo) que mantengo en los últimos meses, pero con un cuerpo jota de la leche. Y es que la cena de amigos de la noche anterior se alargó con unas copitas y no me acosté hasta las 3:00 A.M. Resultado: la mañana del domingo me presenté en la línea de salida con cuatro horitas de sueño y la tripa bastante pesada. Menos mal que el fresquito matutino me despejó un tanto.

La idea inicial era no acercarme a 1:35:00. No tenía ganas de darme la paliza y además sabía que el perfil del recorrido no era el idóneo. Tampoco quería irme más allá de 1:40:00. Total, que con un poco de esfuerzo mantuve un ritmo vivo que entre rebuzno y rebuzno (la digestión de la cena) me permitió alcanzar la meta en 1:36:32, de lejos mi mejor tiempo en las cuatro participaciones en este medio maratón.

Hace esta carrera mi número ochenta en la distancia y, como ya se está convirtiendo en costumbre, con casi total probabilidad será también mi última correría con dorsal de este año. Eso si alguna San Silvestre no lo remedia.

Saludos.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

jueves, 16 de diciembre de 2010

El farmatleta (by El Roto)


Traigo al blog la viñeta de El Roto publicada en "El País" de hoy. Desde mi punto de vista es muy posiblemente el mejor viñetista (¿existe este palabro?) de nuestro país. Pura filosofía en dibujos.

Saludos

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

jueves, 9 de diciembre de 2010

Se equivocan, ¿verdad Marta?


Dicen que presuntamente estás relacionada con el suministro de sustancias ilegales a otros atletas. Que en tu casa han encontrado medicamentos y documentación que tienen que ver con no sé que trama de dopaje. Que te han llevado detenida a las dependencias de la Guardia Civil para tomarte declaración y que, de momento, has quedado en libertad con cargos.

Se equivocan, ¿verdad Marta?

Eso que dicen es porque no te han visto en tantas y tantas carreras dejarte la piel y poner la nuestra de gallina. Porque no saben que cuando todos fallaban en las grandes citas siempre estabas tu allí, salvando la honra del atletismo español. Eso es porque no se enteraron de aquella final olímpica en la que el puñetero obstáculo te tiró al suelo, porque no vieron como te levantabas mareada, con la mirada perdida y buscabas inconscientemente el camino de meta. Es porque no conocen como un año después, doblegando a todas tus rivales, te desquitabas coronándote campeona del mundo.

Se equivocan, ¿verdad Marta?

Eso que dicen es porque desconocen que desde aquella victoria con apenas nueve años en el Cross Premio Nutrexpa, tu vida atlética ha estado plagada de triunfos. Porque no se les ha ocurrido pensar que alguien que ha ganado tres medallas en mundiales y seis en europeos no puede nunca dedicarse a esas actividades delictivas y execrables. Porque tienen envidia de que seas un ídolo y un referente para tanta y tanta gente. Porque no entienden que cualquier tropiezo te ha servido para ser más fuerte. Porque no saben que reflejas todos los valores del deporte.

Se equivocan, ¿verdad Marta?

Eso que dicen es solo porque quieren quitarte la cinta rosa y tu permanente sonrisa.

Se equivocan, ¿verdad Marta? Por favor, dinos que se equivocan.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Entradas relacionadas: Tu quoque Paquillo y El gen Domínguez

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*


sábado, 4 de diciembre de 2010

2€ griegos: 2.500 años de la batalla de Marathon


Muy buenas:

Hoy voy a ser breve. Mi hermana me ha regalado la moneda de dos euros que veis en la imagen. La ha emitido Grecia para conmemorar el dos mil quinientos aniversario de la batalla de Marathon.

Según parece, el centro de la moneda muestra una síntesis de un escudo y un corredor/guerrero, que simboliza la lucha por la libertad y los nobles ideales derivados de la batalla de Marathon. Por su parte, el ave en el escudo simboliza el nacimiento de la civilización occidental en su forma actual.

A lo mejor es un buen detallito para regalar esta Navidad a aquellos en los que coincidan la afición a correr y a la numismática. ¡Y no cobro por la idea!

Saludos.



*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

martes, 30 de noviembre de 2010

Arganznieves y los siete villaverdes


1. Los personajes

Travestido en Arganznieves, el domingo busqué y encontré mi séptimo villaverde. Era este un final feliz a una historia que había empezado hace mucho mucho tiempo en un lugar muy muy cercano.

El primer villaverde fue Neófito (2000),  muy diferente a los que vendrían después en lo que a su recorrido y lugar de la salida y meta se refiere. Hasta anteayer era el único en el que había bajado de los cien minutos. El segundo, Reencontrado (2005) llegó después de faltar en tres ediciones por varios motivos. Nada parecido a Neofito en su trazado, pero prácticamente idéntico a los tres siguientes. Su salida y llegada ya tuvieron lugar en su ubicación actual junto al centro comercial de El Espinillo.

Insomne (2006) a los pocos meses de ser yo padre, Jueves (2007) el del medio de los villaverdes que no de los Chichos, y Poligonero (2008) el último hasta la fecha que transitó por el solitario y exigente en lo mental Polígono Marconi, fueron respectivamnete el tercer, cuarto y quinto villaverdes. Junto con Reencontrado podríamos definirlos como los "cuatrillizos" pues resultaron ser prácticamente idénticos entre si.

El año pasado llegó Valentino (2009), el más lento de los siete y diferenciado de sus predecesores por discurrir en una mayor proporción por los márgenes del revitalizado Manzanares. Y este año, como contrapunto al anterior, le ha tocado el turno a Veloz (2010), muy parecido de perfil a Valentino, pero mucho más rápido que él y que los otros cinco villaverdes.

Neófito, Reencontrado, Insomne, Jueves, Poligonero, Valentino y Veloz. Siete villaverdes para Arganznieves.


*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

2. El cuento

Siete Villaverdes, si señor. Junto con el Maratón Popular de Madrid, la carrera que más veces he corrido. La crónica será breve pues intentaré no repetir mucho de lo que ya dije con ocasión de mi partipación en la edición anterior.

No voy a esconder que tengo una debilidad especial por este medio maratón. No obstante creo que esto no es óbice para que cualquiera que se haya acercado a él estos últimos años reconozca que, a pesar de las enormes dificultades, sigue mejorando paulatinamente. Me pareció que los organizadores introdujeron en esta edición algunos aspectos que han modernizado la prueba sin que pierda su carácter muy popular: la posibilidad de inscripción por internet (creo que en años anteriores no se podía hacer) hizo más cómodo el apuntarse a la carrera y el instalar alfombra lectora de chips en la salida permitió conocer la marca neta. Además, el mismo domingo por la tarde se podían consultar las clasificaciones y los tiempos empleados en la página web del club organizador (A.D.Marathon).

En el resto de los aspectos se mantuvo el alto nivel de años previos: distancia bien medida, sin problemas de tráfico que invadiera el recorrido, avituallamientos correctamente atendidos (el primero un poco tardío), recogida del dorsal y chip sin esperas, bolsa del corredor bien surtida y entregada ágilmente y sobresaliente comportamiento y predisposición de los voluntarios.

El cambio de recorrido que se produjo en la edición anterior y que se ha mantenido esta, es todo un acierto. No se echa para nada de menos aquella travesía solitaria por el Polígono Marconi. Es más, en la mañana fría y nublada de anteayer era un gustazo correr por la ribera del Manzanares durante aproximadamente ocho mil metros. En un entorno bucólico, no encontré las retenciones que en 2009 propició lo estrecho del camino, aunque es cierto que esta vez transité en posiciones más avanzadas. Desconozco si en los puestos más retrasados si las hubo.

La pequeña novedad de este año fue la sustitución del tramo que tradicionalmente transcurría por la Avenida de Rosales y que unía el barrio del mismo nombre con Villaverde Bajo, por un callejeo por las estrechas calles del antiguo Villaverde. Si bien esta variación endureció un poco más la carrera con frecuentes giros que cortaban el ritmo y exigían un extra a las fatigadas piernas, no es menos cierto que fue más atractivo y dotó de un mayor encanto al recorrido.

Lo único que eche de menos fue la foto al coronar la última cuesta. El año pasado me pillaron por sorpresa y fui retratado como llegaba: con muy mala cara, con el gesto descompuesto y con la lengua limpiando el áspero asfalto. En esta edición me reservé para afrontar con fuerza a esos últimos metros y salir hecho un titán en la instantánea. Pero mira por donde, esta vez no estaba allí el fotógrafo ¡Cachis!

En resumen, una carrera muy recomendable para aquellos que quieran disfrutar de un medio maratón con ambiente popular, recorrido atractivo (en la parte del río), exigente y variado, muy buena organización, participación numerosa pero sin agobios y con ambientillo.

Los siete villaverdes "celebrándolo"

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

3. El autor o cuentista

El XVII Medio Maratón Popular de Villaverde sirvió para darme cuenta de que estoy en mejor forma de lo que pensaba. Salí un poco más rápido de lo normal (4:45 min/km) con el fin de abordar el trayecto por las orillas del río en posiciones más delanteras de lo habitual y evitar así los atascos del año pasado. Con el paso de los kilómetros me fui encontrando cómodo a ese ritmo e incluso lo incrementé. Las cuestas arriba finales me costaron un poco más de lo habitual, pero llegué bastante entero en 1:32:45 mi tercera mejor mediomaratoniana en setenta y nueve participaciones en la distancia y la mejor en los últimos cinco años y medio. Esto viene a ser si no me equivoco en las cuentas, alrededor de 4:25 min/km. Impensable hace solo unos meses volver a estar en esos tiempos, y lo que es más sorprendente, sin planteármelo, simplemente manteniendo la regularidad en los entrenos.

Ahora comienza el último mes del año y no sé exactamente que carreras disputar. Mis pensamientos van desde no volver a competir hasta comenzar el 2011 (largo me lo fiáis), pasando por correr una nueva edición del Medio Maratón de Guadalajara, hasta apuntarme in extremis al I Maratón de Castellón. Antes del viernes tomaré la decisión. Ya os contare.

Hasta entonces… sed felices y comed perdices.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

lunes, 29 de noviembre de 2010

Un euro cada cinco kilómetros: las cifras



Las bases del proyecto aquí

(Actualizado 16.11.2013)

 


Donaciones realizadas:

18.01.2011.- Médicos sin fronteras: 10,00€
20.02.2011.- Save The Children: 10,00€
06.03.2011.- Fundación Vicente Ferrer: 10,00€
25.03.2011.- Unicef: 10,00€
27.04.2011.- Cruz Roja: Fondo ayuda para emergencias: 10,00€
11.05.2011.- Amnistia internacional: 10,00€
03.07.2011.- Ayuda en Acción (Emergencia Haití): 10,00€
13.07.2011.- Asociación Española Contra el Cáncer (AECC): 10,00€
09.08.2011.- Aldeas Infantiles SOS: 10,00€
22.09.2011.- Intermon Oxfam: 10,00€
19.10.2011.- Global Humanitaria: 10,00€
14.11.2011.- Fundación Antena 3: 10,00€
29.11.2011.- Medicos sin fronteras: 10,00€
09.03.2012.- Acnur: 20,00€
01.04.2012.- Fundación Vicente Ferrer: 20,00€
07.06.2012.- Unicef: Reconstrucción Haití: 10,00€
07.06.2012.- Save The Children: 10,00€
31.10.2012.- Asociación Española Contra el Cáncer (AECC): 20,00€
31.10.2012.- Medicos sin fronteras: 10,00€
31.10.2012.- Amnistia internacional: 10,00€
20.12.2012.- Ayuda en Acción (Emergencia Haití): 10,00€
23.12.2012.- Global Humanitaria: 10,00€
23.12.2012.- Cruz Roja: Fines generales: 20,00€
20.12.2012.- Ayuda en Acción (Emergencia Haití): 10,00€
23.12.2012.- Global Humanitaria: 10,00€
23.12.2012.- Cruz Roja: Fines generales: 20,00€
09.03.2013.- Médicos sin fronteras: 15,00€
09.03.2013.- Fundación Vicente Ferrer: 15,00€
08.11.2013.- Cruz Roja: Fines generales: 10,00€
08.11.2013.- Asociación Española Contra el Cáncer (AECC): 10,00€
09.11.2013.- Amnistia internacional: 10,00€
16.11.2013.- Save The Children: 15,00€
16.11.2013.- Acnur: 15,00€

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

sábado, 27 de noviembre de 2010

Asics Cumulus Ikurriñadas


Otras zapas que sufren la cirugía estética. Ya más allá de la mitad de su vida útil, decidí pegarlas un buen baño (los caminos secos veraniegos las habían dejado “marroncillas”) y darlas un poco de color. Al final me han quedado con un toque vasco que me hubiera venido fenomenal si lo hubiera hecho unas semanas antes y me las hubiera calzado en el II Bilbao-Bizkaia Night Marathon

Posiblemente vuelvan a la competición en el Medio Maratón de Villaverde de mañana (¡mira, también va el color con el nombre!) y las aguante entrenando hasta finales de febrero. Después unos meses al cómodo retiro de ir un día o dos a la semana a hacer un poco de bici elíptica antes de su final definitivo. ¡Ay la sufrida vida de la zapatilla de running!

Agur



domingo, 21 de noviembre de 2010

Un euro cada cinco kilómetros


¿En que consiste? - Desde hoy y hasta el final de 2011 voy a donar un euro por cada cinco kilómetros que dispute en competición. Los destinatarios de estos fondos serán ONG, Fundaciones y/o proyectos solidarios.

¿Cómo lo haré?- Dado que no será una cantidad elevada y que no tengo preferencias por ningún organismo, iré haciendo aportaciones de pequeñas cantidades (por ejemplo diez euros) a medida que las vaya acumulando. En este blog iré informando puntualmente de quien es el destinatario de cada donativo.

¿Por qué? – Dos son las razones principales:

i) Desde hace tiempo buscaba alguna forma de que mi afición a correr tuviera algún trasfondo solidario. El participar en carreras es para mí muy reconfortante. Es una excusa para viajar, para conocer distintos lugares y gentes. Es una forma de disfrutar de las principales calles de las ciudades desde otro punto de vista normalmente reservado al tráfico rodado. Es una manera de compartir una afición con otras muchas personas que también la tienen. Es sentir la felicidad de cruzar la línea de meta con otro objetivo cumplido.

Este proyecto es una forma de compartir, de hacer participes a otras personas de todo lo bueno que me proporciona el correr.

ii) Es posible que alguno piense que esto es una chorrada, una forma de hacerme el “tío guay, enrollado y solidario”, un gesto hipócrita con el que lavar mi conciencia. No me importa, podéis pensarlo. Es cierto que, si todo va bien y participo en un número de carreras similar al de los tres últimos años, apenas serán alrededor de 100 euros los que done en los próximos trece meses.

Ahora bien, pensad también que si otra persona hiciera lo mismo ya no serían 100 sino 200 euros. Y si lo hicieran diez serían 1000 euros. Y si fueran cincuenta, la cifra alcanzaría los 5000 euros.

¡Animaos!

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*


martes, 16 de noviembre de 2010

XXXIV Medio Maratón de Moratalaz


Foto: A.A.Moratalaz

*-*-*-*-*-*-*-*

1. Bienvenido, Mr Cuadrillero (homenaje a Luís Gª Berlanga)

Entónese al ritmo de la canción de la archiconocida película "Bienvenido, Mr Marshall"

"Populares / van a Moratalaz / finos y a pares
Viva el tronío / d’esos corredores /con poderío
Olé Cuadrillero / Olé Vega / Y viva Del Barrio que no está mal
Os recibimos / populares con alegría,
 olé mi madre, / olé mi suegra, / olé mi tía"

*-*-*-*-*-*-*-*
2. Lo mejor

Algo tan berlanguiano podrían haber cantado los organizadores del XXXIV Medio Maratón de Moratalaz y los vecinos del madrileño barrio por el que transcurre esta longeva carrera. Porque otro año más, lo mejor y la seña distintiva de esta prueba volvió a ser su carácter popular. Dio gusto ver como en un medio maratón sin premios en metálico, las primeras plazas fueron ocupadas por lo más granado del atletismo popular madrileño, máxime cuando unos pocos kilómetros más allá se celebraba otra clásica del calendario (Carrera de Canillejas). En meta se impuso J.A. Cuadrillero, a quien acompañaron en el podium Pablo Vega y Oscar del Barrio que no pudo hacerse con su quinto triunfo consecutivo en la prueba. Roberto Álvarez y Jorge Belinchón completaron los cinco primeros puestos de una carrera que, en sus dos distancias, congregó en su salida a cerca de 1.500 participantes.

Podrá sonar a chorrada, pero me gusta más cruzarme con estos corredores asiduos a las carreras de este tipo y ver como se disputan la victoria que con otros que no conozco de nada, que alguien atrae (normalmente con dinero de por medio) para una prueba en particular y que no tienen ningún vínculo con nuestro atletismo popular.

También hay que destacar este año la amplia asistencia de espectadores en comparación con ediciones anteriores. Este apoyo es aun más loable teniendo en cuenta que la mañana del domingo amaneció lluviosa y bastante desapacible para estar de pie un buen rato aplaudiendo y dando ánimos a una panda de zumbaos sudorosos. Muchas gracias a todos ellos y a los voluntarios que también nos animaron y cuidaron.

Foto: Garabitas

*-*-*-*-*-*-*-*

3. Lo nuevo

Renovarse o morir. Esto debieron pensar en la A.A.Moratalaz después de la última edición celebrada y decidieron introducir dos cambios significativos de cara a la de este 2010. El primero fue reducir la distancia de la carrera corta desde los doce kilómetros de años pretéritos a los diez de este ejercicio. Según explicaba el speaker por megafonía antes del inicio de la prueba, esta modificación atendía a la petición expresa de los participantes. Al parecer estos preferían que se disputara sobre diez mil metros para tener una mejor referencia y poder comparar la marca obtenida con las de otras carreras de igual distancia.

La segunda novedad fue un cambio en el trazado que a grandes rasgos consistió en eliminar uno de los rodeos a las instalaciones que la policía tiene en el distrito, en suprimir parte de la vuelta final que se daba a la pista del estadio antes de alcanzar la meta y, fundamentalmente, en la introducción de un “alargue” (calles de la Rivera y de la Laguna Negra) cuyo fin supongo que era aproximarr lo más posible la distancia final de la carrera a los 21.097m que debe tener un medio maratón. Estas pequeñas variaciones contribuyeron a endurecer levemente el perfil de la carrera.

*-*-*-*-*-*-*-*

4. Lo de siempre

¿Se consiguió con el cambio anteriormente mencionado que por fin el llamado Medio Maratón de Moratalaz tuviera una longitud acorde a su nombre? La verdad es que no lo sé a ciencia cierta, pero me da la sensación que no. Si atiendo a la marca que conseguí en relación a mi estado de forma y al esfuerzo que hice, pienso que le siguen faltando algunos hectómetros. Ahora, esto es solo una impresión mía que no pude comprobar, pues como ya sabéis los que entráis por aquí, no soy portador de esos aparatos que miden distancias, pulsaciones y otros factores mensurables. Si atiendo a las mediciones y comentarios de los que si los llevaban, todos parecen coincidir en que faltaban metros, entre cien y cuatrocientos según la fuente. Vamos, que lo de la distancia en este medio maratón es algo así como el Mc Guffin en las películas de Hitchcock.

En cualquier caso este es un dato que no debería importar ni ser motivo de queja para más del 85% de los participantes. ¿Por qué? Porque debió rondar ese porcentaje el de aquellos que se dedicaron a recortar sin un ápice de vergüenza en muchas de las curvas del recorrido. ¿Por qué lo hacen? ¿A quien quieren engañar? La verdad es que ni lo sé ni me importa. Lo único que me preocupa es que has de ir con mucho cuidado en los giros susceptibles de ser atajados, porque muchos de estos recortadores aficionados piensan que todos hacemos lo mismo y se tiran hacia el interior de la curva sin preocuparse de quien venga detrás, con el riesgo de tropezón y correspondiente caída que este comportamiento conlleva.

Foto: Garabitas

*-*-*-*-*-*-*-*

5. Lo peor

Sin duda alguna el punto negro de la carrera fue que el circuito fuera transitado en muchas ocasiones por el tráfico rodado. No recuerdo que esto hubiera sucedido en anteriores ediciones, pero este año tuve que compartir asfalto con los coches en al menos tres ocasiones. Y por los comentarios de otros participantes, parece ser que no fui el único. Había algunos cruces de calles y/o salidas de garaje en las que no había ni policías, ni voluntarios ni ningún distintivo que indicara que estaban cortadas. Al menos con los conductores que yo me topé fueron comprensivos y prudentes y avanzaron con sus vehículos lentamente y con precaución.

*-*-*-*-*-*-*-*

6. Lo enmendado

Desde mi punto de vista, creo que en general se notó un mayor cuidado en la organización de la carrera respecto a lo ocurrido un año atrás.

Para empezar, los dorsales y chips estaban repartidos para su entrega en varias mesas bien señalizadas. Yo los recogí unos setenta minutos antes de la hora prevista para el inicio de la carrera y no tuve que esperar más de minuto y medio para que me los dieran. Parece ser que luego la cosa se complicó un poco. De hecho la salida de la prueba se retrasó unos cinco minutos debido, según el speaker, a que esperamos a que todos los participantes tuvieran su dorsal.

En todos los avituallamientos hubo agua suficiente para todo el que quiso. No hubo noticia de que en alguno se agotara y los últimos se quedarán sin poder hidratarse como sucedió en el 2009.

Esta vez los primeros clasificados tuvieron su recompensa al entrar en meta prestándoseles la atención que se merecían. Al parecer sus nombres si fueron anunciados por megafonía, pudiendo así disfrutar del merecido reconocimiento del público. Además no se les urgió a abandonar la zona inmediatamente continua a la línea de meta. Posiblemente a esto contribuyó la reducción de doce a diez kilómetros de la prueba corta, que hizo posible que los primeros del medio maratón no coincidieran en su llegada con los últimos del diez mil.

Mencionar también que se instaló un lector de chips en el kilómetro diez que permitió conocer el tiempo de paso por ese punto, y que en meta todos los “finishers” recibieron una camiseta técnica bastante apañada, una botella de agua, una lata de refresco de cola y un vaso de caldito.

*-*-*-*-*-*-*-*

7. El detalle

Previamente a las carreras de diez kilómetros y medio maratón, se celebró una carrera mini para niños de hasta catorce años cuyo precio de inscripción era de 3€. Evidentemente cada uno es muy libre de poner el precio que quiera, pero creo que para esas edades la participación debería poder ser gratuita.

Foto: Garabitas

*-*-*-*-*-*-*-*

8. Los domingos, milagro (otro homenaje berlanguiano)

Después de unos seis meses bastante cargaditos de carreras y entrenamientos varios, estoy llegando a final de año más “tocao” que las maracas de Machín. Estoy cansado sobre todo físicamente, pero también mentalmente. Tengo molestias en el pie (la pertinaz sesamoiditis), en las lumbares, en el cuadriceps derecho, en el aductor izquierdo y, desde el domingo, en el pubis. Vamos, que estoy como para cantarme una saeta.

Con todo esto, el domingo salí animado y a un ritmo vivo. Miré el cronometro al paso por el kilómetro dos y comprobé que aproximadamente estaba en un tiempo cercano a 4:40 min/km. Me encontré bien durante todo el recorrido y, aunque me notaba un poco fatigado de piernas, lleve una marcha alegre. Cuando volví a mirar el reloj allá por el kilómetro diecinueve me llevé una grata sorpresa ¡Marcaba poco más de ochenta y cinco minutos! A nada que mantuviera el ritmo acabaría por debajo de 1:35:00.

Alcancé la meta en un tiempo neto por mi reloj de 1:33:25 ¡Milagro! ¡Mi tercera mejor marca en un medio maratón! Poniéndonos en el peor de los casos y considerando que le faltaran unos cuatrocientos metros, me podría haber ido a 1:35:40, tiempo que para lo que soy yo y como estoy, también hubiera sido muy bueno.

Aun comprobado que a pesar de las múltiples pequeñas molestias me encuentro en un buen momento de forma (o quizás por eso), he decido que el próximo fin de semana no correré el Medio Maratón de Miguelturra como tenía inicialmente previsto. La próxima cita pasa a ser entonces el Medio Maratón de Villaverde en menos de quince días. Nos vemos allí.

Saludos.

*-*-*-*-*-*-*-*

Nota: las fotos que ilustran esta entrada han sido extraídas del album de Carlos Pozo Gilo
 (http://picasaweb.google.com/110445414067922464635/MediaMaratonDeMoratalaz2010#)

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

viernes, 12 de noviembre de 2010

Camerón de las Islas y Zapatopek


Hoy me he desayunado con la imagen del premier británico y del presidente del gobierno español echando una carrerita por las calles de Seúl. Personalmente me parece muy bien que estas costumbres salgan a la luz pública, pues creo que son un buen ejemplo para la ciudadanía.

Dicho esto y dedicando unos segundos a contemplar la foto, me llaman la atención varias cosas:

- Ambos llevan vestimentas que hacen referencia más o menos éxplicita a los países que representan. En la camiseta de Cameron puede leerse en grandes caracteres  "England United The World Invited", mientras que Zapatero porta una sudadera con los colores de la bandera española (al parecer es la del COE), que le queda un pelín ancha. Si yo hubiera sido asesor de nuestro presidente y al objeto de dar un mayor aliciente al encuentro informal, le hubiera recomendado sustituir la sudadera por una camiseta de "la Roja" con la estrellita junto al escudo y el 6 de Iniesta a la espalda.

- El presidente español es más friolero que el primer ministro británico. Don José Luís viste unas mallas largas negras con adorno colorao en la parte posterior y sudadera con capucha, parece de algodón, en color rojo y con una llamativa y visible banda amarilla. Por el contrario, Mr. Cameron porta camiseta de manga corta de tejido técnico y color azul, pantalones cortos negros y calcetines blancos ni cortos ni largos sino todo lo contrario.

- Aunque supongo que van al mismo ritmo, la foto parece mostrar una mayor velocidad en el británico que en el español. Cameron da la impresión de ir más suelto, con un mayor braceo (quizás excesivo) y levantando más las piernas. A Zapatero se le ve más agarrotado, más rígido, y sus píes se elevan muy poco del suelo.

- El líder del partido conservador no lleva ni reloj, ni pulsómetro ni ningún aparatito de esos a los que somos tan dados últimamente los que practicamos con asiduidad el noble arte del correr. Por el contrario, el numero uno del PSOE muestra para la foto en su muñeca izquierda lo que parece ser un “gromenauer” de esos que miden la distancia recorrida, el tiempo, las pulsaciones y demás zarandajas.

Pues nada, que el gracil trotecillo de los dos dirigentes políticos me ha servido para pasar el rato y currarme una entradita en espera de la vuelta al tajo en el Medio Maratón de Moratalaz de este domingo. ¿Estarán allí Camerón de las Islas y Zapatopek? Ya os contaré.

Saludos.

Nota: Aquí os dejo otra foto del mismo acto. A mi modo de ver en esta segunda instantanea nuestro presidente sale menos favorecido que en la que encabeza la entrada: da impresión de mayor rigidez, de ser un poquito "tronco" si se me permite la expresión. La imagen fue captada por Stefan Rousseau, que desconozco si tiene algo que ver con Jean-Jacques, el del "Contrato Social".

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

viernes, 5 de noviembre de 2010

Un país en mi mochila


Los que sigáis este blog con asiduidad o simplemente de vez en cuando, posiblemente ya sabréis que cuando corro fuera de mi ciudad de residencia (Madrid) hago referencia al proyecto que he venido en llamar “Un país en mi mochila”, en homenaje y recuerdo a aquel programa de televisión del mismo nombre en el que el recientemente desaparecido Labordeta recorría a pie los rincones de España para presentarnos sus gentes y sus costumbres.

Desde mi punto de vista, correr es una forma y una excusa como otra cualquiera (o mejor incluso), de conocer las distintas ciudades y lugares de nuestro país. Es por esta razón por la que siempre que tengo oportunidad me escapo fuera de los madriles a participar en cualquier tipo de carrera, con preferencia por medios maratones y maratones.

Curiosamente hace unos días encontré en el foro de www.carreraspopulares.com un tema abierto en el que algunos "cibertertulianos" hacían mención al reto que se habían propuesto de correr en todas las provincias de este nuestro país y al número de ellas en las que ya lo habían hecho. Aunque yo no me lo he planteado como un objetivo, si decidí a raíz de este descubrimiento dar un poco más de forma y enjundia a mi proyecto. Para ello me he currado un cuadrito y un mapa que iré actualizando en el que quedarán reflejadas todas mis correrías (siempre con dorsal) y donde se han producido. Si estáis interesados, podéis consultarlo haciendo click en el siguiente enlace:



Foto original de Matttilda. Extraída de http://www.parasaber.com/

Repasados los datos, indicar que una vez completado el II Bilbao-Bizkaia Night Marathon, ya he participado en carreras celebradas en dieciséis provincias españolas diferentes. Evidentemente la que se lleva la palma es Madrid donde lo he hecho en 102 ocasiones, seguida de Guadalajara (11), Segovia (5) y Toledo (4).

Nada más. Sólo espero que este proyecto se mantenga y que en un futuro muy próximo pueda ser completado por otra idea más compleja y costosa: “Madrileño por el mundo”. Pero de eso ya hablaré cuando toque.

Sleepbye!

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

jueves, 4 de noviembre de 2010

Mis cifras: Un país en mi mochila



 



Última actualización 22.11.2012

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

domingo, 31 de octubre de 2010

II Bilbao Night Marathon

Jon Ander Rabadan (2009)

Segundo maratón del año y si no me entra un apretón de no te menees, también el último. En apenas dos meses he participado en un par de ellos poco convencionales. Primero el del Rio Boedo, de lo más rural y familiar ¡y en pleno mes de agosto! Ahora el Bilbao Night Marathon, una prueba que, como su propio nombre indica, tiene la peculiaridad de celebrarse por la noche. Esta es la historia.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

1. Vaya semanita: La previa

La semana antes de la carrera fue “tipical arganzniana”. Comenzó con un buen constipado fruto de la meteorología de estas fechas y seguramente de mi hipocondría. Y es que el hecho de que en la mayoría de los maratones que llevo corridos me resfríe los días previos, no puede ser siempre debido a la mala suerte o a las temperaturas. Estoy convencido de que mi mente tiene mucho que ver.

Total que de los siete días previos a la carrera, entre el constipado y el miedo a empeorar, únicamente entrené uno. Cierto es que no creo que por ello perdiera estado de forma. Es más, incluso creo que mis piernas y mis últimamente doloridas lumbares lo agradecieron. Eso si, yo estaba que me subía por las paredes.

Llegó el sábado y afortunadamente del resfriado sólo quedaba un ligero dolor de garganta. Tocó madrugar y meterse cuatrocientos kilometros en coche hasta Bilbao. Una vez allí, paseíto hasta la feria del corredor para recoger el dorsal, paseíto por los alrededores del Guggenheim, comida, paseíto por la ría y el Casco Viejo, visita al Corte Inglés para comprar la cena y el desayuno del día siguiente y, por fin, vuelta al hotel. Las 18:15. ¡Fenomenal! ¡Lo que recomiendan antes de una carrera como esta: descanso!

Tres cuartos de hora tumbado en la cama dormitando y a las 19:00 de nuevo en pie para vestirme de torero. Dudé bastante entre los distintos modelos de trajes de luces, pero al final y con el visto bueno de la moza de espadas, me decidí por uno de manga larga (en colores azul y blanco roto) en previsión de que la temperatura fuera cayendo a medida que avanzaba la noche.

Ya en la calle, comencé a sentir esa sensación mezcla de nervios, ansiedad, ilusión, esperanza, e incertidumbre, que siempre me ha acompañado en todas las ocasiones en que me he enfrentado a un maratón. Estaba listo para mi debut en esta plaza.


*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

2. La ría: columna vertebral

"Vamos camino del Guggenheim andando por la margen izquierda de la ria. Frontera natural entre la zona histórica y la parte renovada convertida en centro económico, la ría ha sido el eje del desarrollo urbanístico y turístico de la ciudad. Su transformación en los últimos lustros ha sido espectacular, y ahora es un placer pasear por sus embellecidos y ajardinados márgenes. Eso es lo que hacen a estas horas numerosos bilbaínos, entre los que si te fijas bien puedes distinguir algunos tíos delgados, con rostros que denotan concentración, vestidos con ropas deportivas y que, curiosamente, caminan todos en la misma dirección."

La ría fue la columna vertebral del recorrido del II Bilbao Night Marathon. Para completar los 42.195 metros era necesario dar dos vueltas a un circuito con inicio y fin junto al edificio del Museo Guggenheim y que discurría casi en su totalidad por ambas márgenes de la ría formada por la desembocadura del Nervión y del Ibaizábal.

Los primeros seis kilómetros se adentraban en el centro de la ciudad: se subía de inicio la Avda Abandoibarra, principal desnivel de la prueba, hasta llegar a la larga recta de la Gran Vía López de Haro que se recorría en toda su extensión en sentido de ida primero y de vuelta después. La Avda Abandoibarra, ahora convertida en agradable bajada, devolvía a los participantes al punto de salida. Desde allí se alcanzaba la margen de la ría que ya no se abandonaría en el resto del circuito.

El Paseo Uribitarte conducía hasta el Puente del Arenal donde se cruzaba a la otra orilla de la ría. Se rodeaba parcialmente el Casco Viejo hasta el Puente de la Merced y vuelta a la Plaza Arriaga. Siempre llaneando y con la ría ahora a la izquierda, se sucedían las calles Muelle del Arenal, Paseo Campo Volantín, Avenida de las Universidades y Ribera Botica Vieja, hasta alcanzar el Puente Euskalduna a la altura del kilómetro once aproximadamente.

Comenzaban entonces los cinco mil metros más desangelados y tristes del circuito. Dejando Zorrozaurre a la siniestra se ponía dirección a Elorrieta. Se trataba de un tramo de ida y vuelta en el que se alternaban zonas sin construir, tramos con edificios residenciales y algunas naves industriales.

Otra vez a los pies del Puente Euskalduna (kilómetro dieciséis) ya solo quedaba desandar el camino hasta llegar al punto de partida e iniciar entonces la segunda y última vuelta.

Teniendo en cuenta la orografía de Bilbao, creo que se ha conseguido el mejor de los circuitos posibles en lo que a perfil se refiere. Apenas un par de cuestas o tres se jalonan en el trazado y ninguna puede considerarse como dura. Además se trata de un recorrido bastante céntrico que permite admirar iluminados en la noche las principales señas de identidad del nuevo Bilbao y algunas del histórico. El Guggenheim, el Palacio Euskalduna, el Teatro Arriaga, la Iglesia de San Nicolás, el Ayuntamiento o la Universidad de Deusto fueron algunos de los lugares representativos que los esforzados de la ruta pudimos disfrutar.


*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

3. De los paseantes a los "botellonistas" pasando por los familiares y amigos

"Quedan apenas diez minutos para las 21:00, hora prevista de salida. El ambiente en la explanada que rodea al Guggenheim en la que está ubica la salida es espectacular. Las mesas pertenecientes a la terraza del quiosco allí ubicado llevan mucho tiempo llenas, y los familiares y amigos de los participantes que abarrotan la zona ajardinada les desean suerte antes de irse a buscar un lugar desde el que poder obtener unas buenas fotografías de la salida. Por la megafonía se siguen lanzando canciones “moviditas” que contribuyen a mantener la “Saturday Night Fever” en todo lo alto. ¡Esto es una fiesta!"

A La hora de tratar el tema de la animación o ambiente que rodeó a la carrera, conviene distinguir dos periodos. El primero comprendería la salida y la vuelta inicial, y el segundo el giro final y la llegada.

El ambiente en la zona de salida fue formidable. A ello contribuyeron la ubicación, la organización y el tiempo. Sin duda alguna la elección del lugar fue muy acertada. El Guggenheim es una belleza arquitectónica, un emblema de la ciudad y posiblemente el principal reclamo turístico bilbaíno. Además en la explanada que lo rodea hay un parque con zonas ajardinadas y un bar con terraza que sirvió para que las personas que se acercaron hasta allí pudieran estar cómodamente esperando hasta el inicio de la prueba. Más aun cuando, aunque empezaba a refrescar, la temperatura era bastante agradable.

La organización había montado una gran parafernalia que incluía, luces, “pincha” (o DJ como se dice ahora), speaker, una pantalla gigante y una especie de escenario/podium. Para que os hagáis una idea, aquello parecía más una llegada de la “Vuelta Ciclista a España” que la salida de un maratón popular. El punto culminante llegó con el disparo de salida. En ese momento comenzaron a lanzarse desde el Puente Pedro Arrupe una serie de fuegos artificiales que duraron aproximadamente un par de minutos. Visto desde el punto de vista del corredor, a mi me pareció un exceso evitable (para más inri no me gustan), pero entiendo que para los espectadores fue un reclamo y un buen entretenimiento.

La primera vuelta fue un gustazo. En prácticamente todo el recorrido hubo mucha gente animando. Los paseantes de la tarde sabatina, los que salían de los centros comerciales o acababan su tarde de compras, los familiares y amigos de los participantes, los niños que ofrecían sus manos para que las chocarlas y los curiosos se agolparon en los laterales del recorrido para animar y aplaudir el paso de los corredores. Fuimos impulsados por gritos de “aupa” (¡que recuerdos del Maratón de san Sebastian!) y en algunas ocasiones por voces que personalizaban su ánimo con nuestro nombre (es lo que tiene que éste fuera impreso en el dorsal).


Imagen obtenida de Festak.com

La segunda vuelta no tuvo nada que ver con la inicial. Más de la mitad de los participantes optaron por la distancia de medio maratón con lo que la compañía en carrera se redujo considerablemente. Por otro lado y dadas las horas (yo comencé la segunda vuelta alrededor de las 23:15h), las personas que nos habían arropado en el primer giro habían desparecido casi por completo. Las palabras de ánimo provinieron entonces de algunos irreductibles, de aquellos que volvían de algún restaurante o que iban a tomar alguna copa y del grupo de acompañantes que, con “base” en el Guggenheim, cruzaban a uno u otro lado de la ría para animar a lo suyos.

Mención especial requiere el contraste que se producía al paso por debajo del Puente del Ayuntamiento a escasos metros de la llegada. Resguardados de la ya fresca temperatura y con una magnifica iluminación, grupos de jóvenes practicaban el noble arte del botellón mientras algunos pasábamos entre ellos dejándonos los higadillos camino de conseguir un reto personal. He de destacar su respeto hacia nuestro esfuerzo. Si esta situación hubiera ocurrido en la ciudad en la que vivo es prácticamente seguro que hubiéramos sido objeto de chanzas y burlas.

La meta estaba a mi llegada un tanto desangelada. Toda la fiesta de casi cuatro horas antes había desaparecido y sólo quedaban a los lados de las vallas los que supongo serían los familiares de aquellos que quedábamos por entrar. Normal si tenemos en cuenta que el reloj marcaba algunos minutos más allá de la 1:00 A.M.

En definitiva, tengo la impresión de que la gente acogió bastante bien la parte de la carrera que se desarrolló en un horario “decente”. Posiblemente adelantando la hora salida y estableciendo alguna animación adicional (grupos musicales durante el recorrido, concurso de fotografía relacionado con el maratón,…) se conseguiría un mayor ambiente y animación.

Esta la hizo la madre de mi hijo

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

4. Mejor que ayer; ¿peor que mañana?

"Son las 21:12h por mi reloj y esto no empieza. Más de un cuarto de hora esperando aquí como reses apiñadas entre vallas y nadie da una explicación. ¿Por qué se ha callado el de la megafonía desde hace un rato? ¿Qué coño pasa? ¿Por qué no empezamos? Al final va a ser verdad que los organizadores no han aprendido de la experiencia del año pasado y esto va a ser aún peor de lo que leído en algunos foros atléticos fue la primera edición…"

En las líneas anteriores se resume mi pensamiento mientras esperábamos impacientemente el disparo de salida. Después de las duras críticas que la organización había recibido el año anterior, yo ya me estaba poniendo en lo peor. Sin embargo finalmente mis temores resultaron infundados y aunque con detalles que mejorar, la organización fue muy correcta en los temas esenciales y básicos.

La primera incidencia surgió días antes de la prueba. En la página web se anunciaba que las inscripciones se aceptaban hasta el día 17.10.2010. Sin embargo, aquellos que fueron a inscribirse en esa fecha se encontraron con que no podían. La explicación de la organización fue que con el “hasta” se referían que el periodo se acababa a las 00:00 del 17.10.2010, es decir que el día 17 no estaba incluido. No digo que la organización no tuviera razón, pero también la podrían tener aquellos que reclamaban poder inscribirse en esa fecha. Era una cuestión de interpretación. Creo que siendo un poco más claros se hubieran ahorrado esta situación no deseada.

Siguiendo con el orden cronológico, lo siguiente a tratar fue lo que ahora suelen llamar “feria del corredor”. Sinceramente, yo no creo que poner tres o cuatro mostradores (generalmente uno de zapatillas, uno de ropa deportiva, otro de medicina o fisioterapia y otro de revistas) pueda denominarse “feria del corredor”, pero eso es lo que últimamente hacen no sólo esta sino otras muchas carreras. Dejando a un lado esta observación, la zona de recogida del dorsal y del chip estaba muy bien ordenada e indicada y el trámite se hacía de manera rápida. Además, la carpa hinchable que acogió la “feria” cumplió a la perfección horas más tarde la función de guardarropa durante la celebración de la prueba.

Llegamos al tema de la salida, posiblemente uno de los aspectos que más análisis requiere. En lo positivo y como he dicho en párrafos anteriores, la organización eligió una ubicación muy buena y generó un ambiente festivo agradabilísimo para corredores y sobre todo para acompañantes. Entre los puntos a mejorar mencionar la hora, el retraso y los primeros trescientos metros. La hora de salida se me antoja muy tardía. Desde mi punto de vista debería comenzarse sesenta o noventa minutos antes. La prueba seguiría teniendo el carácter nocturno y posiblemente fuera seguida por un gran número de espectadores hasta el final. Lo que no sé es hasta que punto esta decisión depende de los organizadores o de las autoridades que tengan que dar el permiso. Cortar algunas de las principales arterias de la ciudad un sábado por la tarde-noche no debe ser fácil.

El retraso de unos trece minutos en la salida ha sido uno de lo temas más comentados en los foros de atletismo, más cuando al parecer el año pasado también se produjo. Es cierto que es una circunstancia que perjudica la imagen de la organización y que sienta muy mal en esos momentos, cuando estas encerrado entre vallas, rodeado de corredores y con una ganas locas de comenzar a soltar la adrenalina contenida. Sin embargo a mi modo de ver, no tiene excesiva importancia.

Si que la tiene y mucha, el tema de los primeros hectómetros de la prueba, convertidos en una auténtica trampa que podía haber costado un disgusto a más de uno. La zona por la que discurrían era demasiado estrecha, los espectadores la habían invadido parcialmente y, lo peor, estaba minada con mobiliario urbano (bancos, fuentes, ….) que era muy difícil de ver debido a la falta de luz y a la concentración de corredores. Un golpe, un tropezón, una torcedura y meses de preparación pueden irse al traste en unos segundos.


En lo que se refiere al recorrido, creo que es de lo mejorcito que se puede conseguir. Es prácticamente llano y muy céntrico. Quizás si el tramo que va desde el Puente Euskalduna hasta Elorrieta fuera sustituido por unas vías más próximas al centro urbano, el circuito sería casi perfecto. Aunque algún coche que “desaparcaba” invadió el asfalto durante algunos metros, el trazado estuvo cerrado al tráfico y controlado por policías y voluntarios. Todos los puntos kilométricos estuvieron marcados y eran fácilmente visibles.

Los avituallamientos fueron suficientes y estuvieron bien surtidos y atendidos. En los primeros había agua y bebida isotónica (un poco apetecible Powerade azul), y según avanzaban los kilómetros se incluyeron esponjas y alimentos sólidos (trozos de naranja y plátano fundamentalmente).

Un último tema sobre el que debe reflexionarse es la celebración conjunta del medio maratón, el maratón y la carrera popular (unos ocho kilómetros con salida diez minutos después que las otras dos). Desde mi punto de vista la prueba corta no aporta nada y debería ser eliminada. Yo no sé cuantos minutos más tarde se dio finalmente su salida, pero lo que es cierto es que los primeros alcanzaron la zona del pelotón donde yo estaba ubicado adelantando en zig zag a una velocidad muy superior a la nuestra, con la incomodidad y el riesgo de caída que ello suponía tanto para nosotros como para ellos.

Lo de hacer coincidir el medio maratón y el entero es una cosa que también debe valorar la organización en función del futuro que quiera para esta prueba. Yo pienso que al tratarse de un maratón recién nacido y todavía sin consolidar, el juntar ambas pruebas puede hacer que el medio maratón acabé teniendo más importancia que el propio maratón. En este sentido si analizamos las cifras de llegados a meta, se puede observar que 720 participantes completaron los 21.097 metros mientras que fuimos 646 los que acabamos el maratón. Es decir, hubo más mediomaratonianos que maratonianos. Si echamos la vista atrás y comparamos la cifra con la de los que terminaron en la primera edición (sólo había maratón), podremos constatar que el descenso de participantes en el maratón fue notorio: 1.022 llegados en 2009 por los 646 del 2010.

Por dar alternativas, yo creo que una opción podría ser celebrar el maratón la noche del sábado y el medio en la mañana del domingo. Sé de buena tinta que esta opción incluso podría atraer a “locos” de las carreras que participarían en las dos. Lo que desconozco es si por logística y autorizaciones esto podría ser factible. Una segunda alternativa podría pasar por eliminar el medio maratón e incluir una prueba sobre diez kilómetros. Ésta podría tener comienzo dos horas antes de la prueba reina y transcurrir por la zona de la ría, evitando así afectar el tránsito por las zonas comerciales. Creo que así se conseguiría no perjudicar al maratón y satisfacer a todos. No sé, como digo esto es algo que los organizadores deben decidir en función del fin que realmente busquen.

En resumen, yo creo que las bases están puestas y que el maratón satisface perfectamente los requisitos básicos. Si se pulen ciertos detalles, si la organización opta por reforzar al maratón en detrimento de otras carreras accesorias y si se consigue el compromiso de patrocinadores y autoridades, en unos años el Bilbao Night Marathón se habrá convertido en una cita de referencia. En la mano de todos está conseguirlo.

Extraídas de Festak.com
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

5. Vaya semanita: la carrera y la poscarrera.


Después de mis últimas experiencias en la distancia (Ciudad Real y Báscones de Ojeda), iba yo con la mosca detrás de la oreja ante la posibilidad de volver a hundirme en los últimos kilómetros y sufrir vómitos tras cruzar la meta. Nada de eso sucedió.

La verdad es que sin proponérmelo seriamente (me olvidé del crono), me convertí en un reloj. Salí a un ritmo con el que pensé podría rondar los 5:30 min/km y así lo mantuve prácticamente sin altibajos toda la carrera. Los tiempos parcial y final así lo confirman: por el medio maratón 1:53:51 y en la llegada 3:51:20, lo que da una media de 5:29 min/km ¡Clavado!

Las sensaciones fueron siempre buenas. El único pequeño problema fue muscular, y es que el viaje y la visita turística el mismo de la carrera pasaron factura. Desde el transito por el medio maratón me noté las piernas bastante cargadas y en los últimos cinco kilómetros el cuadriceps derecho y el aductor de la izquierda dieron un par de avisos. De nauseas y mal cuerpo no hubo noticias.

El inconveniente de acabar de correr más allá de la 1:00AM es que entre que llegué al hotel, me duché, estiré un poco y cené me dieron las 3:00AM. Luego la mezcla del subidón que uno siente cada vez que acaba un maratón, el cansancio y la Coca Cola (me bebí cerca de un litro), provocó que no pegara ojo en toda la noche. Si a esto unimos el viaje en coche de vuelta a Madrid el resultado es que el lunes estaba que no me tenía. Hasta el miércoles no me volví a calzar las zapatillas y hasta el viernes no tuve la mente despejada ni el ánimo para poder escribir la crónica que aquí termina.

Eskerrik asko y laster arte.


 *-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*