miércoles, 27 de febrero de 2013

VIII Medio Maratón de Latina

Foto original gentileza de la organización. El tuneo es obra mía
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Paso por aquí para dejar unas pinceladas del VIII Medio Maratón de Latina, una carrera que se va consolidando como un clásico de los inicios de año atléticos en esta nuestra comunidad. Como ya he hablado sobre ella en crónicas de años anteriores, aviso que esta vez me voy a centrar en el plano personal. Lo digo por si alguno quiere dejarlo aquí y no tragarse un texto egocéntrico.

Y es que posiblemente haya sido una de las carreras en la que peor lo pasado en los últimos tiempos. Supongo que se juntaron varias circunstancias. El domingo precedente, aunque a ritmo asequible, me había metido un maratón para el cuerpo. La semana había bastante dura por diversas circunstancias que no vienen al caso. A causa de lo anterior, solo había salido un día a entrenar. La mañana de la carrera, aunque soleada, fue demasiado fría para mi gusto (debíamos estar a un par de grados o tres sobre cero cuando comenzó). Y, por último, el perfil de la prueba era bastante exigente. Si sumamos todo esto quizás pueda explicar por qué me sentía muy cansado y por qué las piernas, doloridas y pesadas, no respondieron como lo hacen habitualmente.

Cuando empecé con las malas sensaciones tuve la esperanza de que, como ha ocurrido en otras ocasiones, con el paso de los kilómetros mi cuerpo se fuera entonando. Pero no, esta vez no tocaba. A la altura del cartelito que indicaba que habíamos completado cuatro mil metros, asumí que era un momento idoneo para entrenar la faceta sufridora. Ya mentalizado, busqué un ritmo que pudiera aguantar sin sobresaltos y me puse manos a la obra. Y así transcurrió mi quinta participación en este medio maratón, sin pena ni gloria.

Por lo demás, bien gracias. La organización conoce y controla perfectamente todos los parámetros de la prueba desde hace ya algunas ediciones, y volvió a rayar a una gran altura. En cuanto al recorrido, el esperado paso por la Casa de Campo volvió a ser lo mejor y sirvió para ir mentalizando a los que en apenas dos meses transiten por allí vestidos de maratonianos en el Rock & Roll Madrid Maratón.

Por cierto, acabé en el puesto 991 de los 2.130 que cruzaron la meta y mi tiempo neto fue de 1:44:40, lo que supone una media de 4:59 min/km. Si lo comparo con mis dos anteriores participaciones, en 2012 hice tres minutos menos y en 2011 corrí casi nueve minutos más rápido. ¡Una "desprogresión" muy alentadora!

Nada más. Si todo va según lo previsto, el próximo fin de semana toca reencuentro con la Tragamillas. Ya os contaré. Hasta entonces, sed felices.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

3 comentarios:

yonhey dijo...

Es buena carrera, llevo 2 años sin ir por salir a la montañita, y la salida está a 200 m. de mi casa.
Claro, un maratón la semana anterior, y la carrera con mucho sube y baja..... se tiene que notar, pero bueno, un entrenamiento muy acompañado.
Salu2 y suerte en la tragamillas, yo voy a la del camino.

MMV dijo...

Este año ha sido el primero que no la he corrido después de tres consecutivos,... Y la he echado en falta,... Buena carrera y mejores tus sensaciones. Un abrazo

llama_82 dijo...

Gracias por venir un año mas a tu cita con los jabalis.

Solo un par de correcciones.
Esta es la VII edición de La Tragamillas
Y la cifra de llegados a meta fue de 1414