sábado, 3 de noviembre de 2012

XV Medio Maratón de Fuenlabrada

Llegando a meta (Foto: Organización)
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

El XV Medio Maratón de Fuenlabrada suponía mi reencuentro con una carrera a la que tenía mucho aprecio y en la que no participaba desde la edición de 2008. Leyendo ahora la crónica que escribí en aquella ocasión, encuentro que para describir la carrera la comparé con una mujer. Allí reconocía que sin ser un monumento, mirada con cariño se podía afirmar que era resultona, que tenía un “algo”. Quizás fuera el suave contoneo de sus calles, sus cuestas turgentes o las sinuosas curvas de sus rotondas.

Cuatro años después, siguiendo con el símil, la atractiva fuenlabreña se ha convertido en una poligonera choni sin encanto, muy acorde con los tiempos que vivimos. O al menos es lo que a mí me pareció.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Para que mi apreciación sobre esta carrera haya variado tanto se podría pensar que ha sufrido muchos cambios. Esto no es del todo cierto. Realmente y en líneas generales solo ha existido una variación, muy importante pero una: el cambio de recorrido.

Hace años, saliendo junto al Polideportivo Fermín Cacho, se callejeaba un poco por sus alrededores y se ponía rumbo al casco urbano fuenlabreño para continuar hasta el extremo más alejado del barrio de Loranca y volver desde allí prácticamente por el mismo camino. Ahora ya no. En la actualidad se trata de dar dos vueltas a un circuito que a grandes rasgos está compuesto por la suma de la parte inicial y la final del antiguo trazado. ¿Cuál es la consecuencia más importante de esta modificación? Pues que una gran parte del medio maratón (¿el 80%?) se desarrolla por las afueras de la localidad, atravesando zonas de naves industriales en las que se intercala algún edificio de oficinas.

Otros efectos colaterales de la amputación de parte del recorrido son i) la falta completa de animación salvo en la zona de salida y meta ubicadas junto y en el interior del polideportivo respectivamente. Justo es reconocer que antes tampoco era la alegría de la huerta y ii) un perfil más exigente, lleno de continuos toboganes, en el que apenas existe algún tramo llano.

Por lo demás, la prueba estuvo correctamente organizada por el Club Atletismo Fuenlabrada con la colaboración del Patronato Municipal de Deportes de la localidad. El dorsal y el chip se recogieron sin esperas reseñables, el recorrido estuvo bien cerrado al tráfico, junto con el medio maratón se realizó una carrera sobre diez kilómetros y carreras infantiles, los tres avituallamientos líquidos (más el de meta) fueron más que suficientes, todos los puntos kilométricos estuvieron pintados en el suelo, la entrega de la bolsa del corredor no fue ágil y originó una larga fila y, por último, se dispuso de servicio de guardarropa, parking vigilado, vestuarios y duchas.

En cuanto a la participación, entre la prueba de diez kilómetros y la del medio maratón se alcanzaron los ochocientos participantes, cifra límite establecida por los organizadores. La distribución entre las dos distancias fue poco equitativa, siendo mucho más concurrida la larga (setecientos llegados a meta) que la corta (ochenta y ocho). En cualquier caso, solo en los primeros metros hubo cierta aglomeración pero rápidamente cada cual pudo correr a su ritmo sin estorbos.

En lo que a mí se refiere, la primera vuelta la hice suave en plan de calentamiento y reconocimiento del terreno. En la segunda, para darle un poquito de aliciente, me puse como reto completar la distancia por debajo de los cien minutos, objetivo que logré al cruzar la meta en 1:39:25. Según la clasificación fui el 362 de los 700 llegados a meta.

En resumen, carrera bien organizada, sin ningún atractivo, de perfil exigente, con un número de participantes adecuado, indicada para aquellos que quieran hacer un rodaje largo en compañía o que busquen un test en su preparación de cara a algún maratón en los últimos meses del año.

Eso es todo. Sed felices.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

En capítulos anteriores: XI Medio Maratón Fuenlabrada (2008)

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

2 comentarios:

JOSE dijo...

Cuidado con las poligoneras que te pueden dar un susto facilmente!! jejeje que bueno.
El problema de los recorridos es que la organizacion quiere sacar partido de los runners y no gastar nada en planificacion, seguridad, ...... una pena, pero es lo que pasa en muchas carreras.

JOSE dijo...

Cuidado con las poligoneras que te pueden dar un susto facilmente!! jejeje que bueno.
El problema de los recorridos es que la organizacion quiere sacar partido de los runners y no gastar nada en planificacion, seguridad, ...... una pena, pero es lo que pasa en muchas carreras.