martes, 21 de febrero de 2012

XVII Muy Heroica Media Maratón de Valdepeñas

Foto cortesía de la organización
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

1. He volvido

Si, he volvido. Después de prácticamente un mes sin participar en ninguna carrera tocaba retomar el pulso. Y si todo va bien, una vez retomado, las próximas semanas habrá que acelerarlo. Pero vamos por partes.

Después del Medio Maratón de Getafe, como me había quedado sin dorsal para el de Fuencarral El Pardo, decidí parar y tomarme unos días descanso que me permitieran recuperar alguna de las muchas dolencias que sufría y que hacían francamente incómodo seguir corriendo. Pensaba que en principio cinco días de relax atlético estarían bien, pero hete aquí que un proceso vírico (¿gripe?), me tuvo fastidiado unas jornadas más. En resumen que fueron diez días los que al final estuve en el dique seco, lo que por el lado menos bueno supuso perder el ritmo correril pero por el más mejor me permitieron descargarme de muchas de las molestias que me andaban minando.

Visto lo visto, la XVII Muy Heroica Media Maratón de Valdepeñas se presentaba como una ocasión pintiparada para dejar definitivamente atrás la pequeña mala racha de principios de 2012 y reencontrarme con el asfalto y los dorsales. Pues señores, la cosa no iba a ser tan fácil.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

2. ¿Suto o muete?

Llegado a la Ciudad Deportiva Virgen de la Cabeza de Valdepeñas después de un buen madrugón y de doscientos kilómetros de coche, resultó que mi nombre no aparecía en el listado de inscritos. ¡Horror en el hipermercado, terror en el polideportivo! Total que raudo, veloz y un pelín contrariado, me dirigí a los organizadores justificante de pago y DNI en ristre para buscar una solución.

He de decir que me atendieron amablemente e hicieron lo que estaba en su mano dado el momento de la película en el que nos encontrábamos. Se disculparon por la incidencia, me facilitaron un dorsal de otro participante que finalmente no corrió y me entregaron la bolsa del corredor. Además se acercaron a mí en la línea de salida para desearme suerte y en la llegada me volvieron a saludar y se interesaron por como me había ido la carrera. Como digo, viendo la situación creo que hicieron lo mejor que pudieron y con la mejor voluntad. Mi agradecimiento desde aquí.

No obstante y como uno tiene cierta curiosidad, de vuelta a mi casa consulté el reglamento de la prueba. En él se indicaba lo siguiente: “Todas las inscripciones se realizarán on-line a través de la página http://www.carrerasciudadreal.es (único sistema). Y DEBERÁN comprobarse transcurridos unos días a través de los listados que irán actualizándose en la web. http://www.carrerasciudadreal.es. Se abrirá un plazo de reclamaciones sobre el listado de inscritos hasta las 13:00h del jueves 16 de febrero”. Yo de derecho no tengo ni pajolera idea, pero mi razonamiento lógico me dice que aunque esta circunstancia esté recogida en el reglamento, si yo he pagado correctamente la responsabilidad de que aparezca en listado ha de ser de los organizadores y no me la pueden derivar diciendo que tengo que ser yo quien lo compruebe ¿no?

De cualquier manera la moraleja que saco y que aplicaré siempre a partir de ahora es la siguiente: leeré el reglamento previamente a mi participación en la carrera y, en la medida de lo posible, comprobaré que mi inscripción esta correctamente formalizada. Si no lo hacéis ya, yo que vosotros me aplicaba el cuento.

Foto cortesía de la organización. Los arreglos son míos
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

3. ¿Muy heroica?

Antes de entrar en lo que fue la carrera en sí y dado que no tuvo mucha historia, vamos precisamente con eso, con un poco de historia.

Desde que tuve noticias hace algunos años de este medio maratón, me llamó la atención el nombre. ¿Por qué Muy Heroica Medio Maratón de Valdepeñas? ¿Hay que ser un héroe para correrla? ¿Presenta tal dificultad que es una heroicidad el completarla? ¡Error! La razón es mucho más “romántica” y se remonta a unos siglos atrás.

Corría el 6 de junio de 1808, en plena ocupación napoleónica del territorio español. Tropas francesas de refuerzo se dirigían hacia Andalucía. A su paso por Valdepeñas, la ciudad entera (incluidas mujeres y niños) se levantó en armas contra el ejército napoleónico en la conocida como Contienda de Valdepeñas, no permitiéndole el paso a través de su localidad. Las tropas comandadas por el general Ligier Belair se enfrentaron con los valdepeñeros quienes armados con los más rudimentarios útiles de defensa provocaron no pocas bajas entre "les enfants de la patrie" a cambio de sufrir bastantes muertos entre los habitantes de la villa y el incendio de gran parte de las viviendas que componían el núcleo urbano. Acordada la paz, las tropas francesas decidieron abandonar tierras manchegas y replegarse hasta Toledo para esperar la llegada de más soldados.

La Contienda de Valdepeñas impidió la llegada de los refuerzos del ejército francés a tierras andaluzas favoreciendo sin duda la victoria de las tropas españolas comandadas por el General Castaños en la Batalla de Bailén. Esta hazaña sirvió para que el rey Fernando VII otorgara a Valdepeñas el título de Muy Heroica Villa el 29 de enero de 1885.

Entre las figuras de aquel levantamiento destacó Juana “la Galana”, al lado de cuyo monumento transita el trazado de la carrera. ¡Veis como el deporte también es cultura!

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

4. La carrera

La XVII Muy Heroica Medio Maratón de Valdepeñas marcaba el inició del Circuito de Carreras Populares de Ciudad Real 2012. Quizás por eso, el grueso de los casi setecientos participantes que allí nos dimos cita pertenecían a clubs de atletismo de la provincia.

El recorrido tenía su origen y su fin en la Ciudad Deportiva Virgen de la Cabeza y consistía en dar una vuelta inicial más pequeña y otras dos mas largas a un circuito que transitaba en su totalidad por el núcleo urbano. Aunque se anunciaba con un desnivel de cien metros y la altimetría podía dar la idea de que era todo llano, la impresión inicial no era del todo ajustada a la realidad: existían bastantes cuestas de poca pendiente pero bastante largas.

Ciertamente Valdepeñas no es una ciudad monumental, así es que nadie debe esperar un carrera atractiva en ese aspecto. No obstante el tránsito por sus calles de edificios bajos es agradable, sobre todo al cruzar el centro histórico presidido por la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, y un poco más aburrido cuando el circuito se adentra en la zona de casas unifamiliares en una interminable recta de ida y vuelta.

El ambientillo estuvo bien. A lo largo del circuito hubo pequeños grupos de gente dando ánimos, música en los avituallamientos y una banda de una media docena de componentes que se movió por el centro de la ciudad tocando. Además, al coincidir con carnavales pudo verse a no pocos transeúntes disfrazados, la mayoría niños, que daban un aire festivo y simpático a la soleada y fresca mañana.

La organización fue muy buena. Antes de la carrera, junto con el dorsal y el chip, se entregó a los participantes una bolsa con una botella de vino y otra de aceite (naturalmente ambos de la provincia), una camiseta de las que ahora llaman técnicas, una revista de esas de atletismo de solo hace tres meses y un póster de la carrera que con el permiso de mi mujer ha sustituido al Picaso original que teníamos en la habitación. Al finalizar la prueba nos obsequiaron con una segunda bolsa del corredor que contenía una botella de agua, una lata de bebida isotónica, una pieza de fruta y un rosco de vino (no me fije si el vino del dulce era también de Valdepeñas). Además, a la salida del polideportivo también tenías la posibilidad de meterte entre pecho y espalda una buena rebanada de pan con aceite (supongo que también de la tierra para acabar de hacer patria).

El cronometraje se hizo mediante chip y las clasificaciones estuvieron en la web a las pocas horas. Solo hubo alguna dificultad para correr en lo primeros doscientos metros: a partir de ahí las calles eran lo suficientemente amplias para correr a tu ritmo sin ser obstaculizado. Los avituallamientos suficientes (dos en cada una de las vueltas largas) y a ambos lados de la calle. Además, en el último giro hubo voluntarios en patines ofreciendo agua y glucosa. El tráfico perfectamente regulado y controlado por la policía.

Resumiendo, que se trata de un medio maratón agradable, con un buen ambiente correril y muy bien organizado. Recomendable conocerlo y participar en él.


Recorrido y perfil
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

5. El turista accidental

Mi idea después del irregular comienzo de año era tomarme la carrera con tranquilidad, pero el incidente inicial de la inscripción me hizo comenzar un poco descentrado. Al esperar hasta el final para recibir el dorsal me tuve que cambiar muy rápido, no calenté y me olvidé el aparato reproductor (el de música, malpensados) en el coche.

Al poco de comenzar me encontré con Cabesc (bueno, más bien me encontró él a mí), embajador ciudarrealeño en el mundo, quien acompañado de su mujer y esta vez sin carrito, también participaba en la prueba. Con ellos compartí algún kilómetro antes de empezar a acelerar un poco el ritmo. Un placer.

Esperaba acabar sin forzar entre 1h 40min y 1h 45min, pues el objetivo no era otro que ir acumulando kilómetros en las piernas. La cosa se iba dando bien y de acuerdo a los parciales que iba marcando parecía que al final la marca estaría más cerca de la parte baja que de la alta. En los últimos cuatro kilómetros se notó que desde el Medio Maratón de Getafe en ninguna sesión de entrenamiento había superado los sesenta minutos de carrera. Las piernas empezaron a pesar y tuve que exigirme un poquito. No obstante al final acabé muy entero y contento en 1:40:28, ocupando la posición 365 de los 668 llegados a meta. La 104 en la mochila.

Ahora vienen Latina, Salamanca, Universitaria y Malaga (de momento). A ver si voy recuperando mi “estado de forma de crucero” y preparo el cuerpo para algún maratón.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

6. Epilogo

Creo que el Priorato de Sión está contra mí. Escarmentado por lo ocurrido en Valdepeñas, el domingo por la noche me puse a comprobar las inscripciones que he hecho para las próximas carreras. ¿Os podéis creer que para el I Medio Maratón de Salamanca también tengo el justificante de pago y no aparezco entre los inscritos? Ya me he puesto en contacto con ellos. Me han dicho que se trata de un error y que en breve quedará subsanado ¡No gano pa' sustos!

Sed felices.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*


7 comentarios:

gaceladevallecas dijo...

Felicidades por esa carrera y esa crónica que da a conocer un poco más esta media.
Nos vemos el domingo en La Latina
Salud ¡

Gacela de las Águilas dijo...

Felicidades por la carrera. Te ví al inicio de la prueba; y pensé donde he visto yo a este chico pero no supe ubicarte. Hoy al entrar en tu blog he caído.

Como dices la Media de Valdepeñas de llana nada y sobre todo la Avenida del Vino se hace bastante larga, sobre todo en el último paso.

Un saludo

yonhey dijo...

Felicidades por tu regreso en esta carrera. Yo la corrí el año pasado e hice mi MMP, efectivamente hay unas cuantas cuestas por las que pasas 2 veces, no muy fuertes pero que en la 2ª vuelta ya pesan. Este año desistí de ella por tener maratón este domingo próximo.
Suerte en Latina y las próximas medias.
Salu2

Arganzboy dijo...

Gacela Vallecas. Si señor, una media muy recomendable. Nos vemos en Latina.

Gacela de Aguilas. Jodo, si soy inconfundible: alto, guapo, fuerte, rubio, ojos azules, ... :-D

Yonhey. Suerte y a disfrutar del maratón. Nos vemos en las próximas.

Gracias a los tres y un saludo

Tomás Soria (Tomypeck) dijo...

Buena entrada. y muy buen tiempo. Un abrazo.

Tania dijo...

Excelente crónica como siempre!! siempre me he acostumbrado a verificar las inscripciones, por suerte!
Tiempazo a pesar del mini parón! a por las demás medias!!
Las bolsas del corredor en las carreras fuera de Madrid son impresionantes!

Ivan/cabesc dijo...

A nosotros no nos acompañaron las rodillas, la de mi mujer dijo basta y yo me quedé donde hay que qeudarse en estos casos, con ella.

Pues ea, un abrazo Arganzboy.